Cómo sobrevivir al estrés y las comilonas estas Navidades

Decoración de la mesa para Navidad
Ideas para decorar la mesa por Navidad
diciembre 11, 2018
Mejor robot aspirador 2019
El mejor robot aspirador de 2019 según tu bolsillo
enero 9, 2019
Como sobrevivir a las comidas de navidad

La Navidad es una época en la que, tradicionalmente, nos juntamos con nuestros seres queridos y, sobre todo, comemos. Comemos mucho. Si quieres saber cómo sobrevivir a las comilonas navideñas, sigue leyendo.

Cuando llegan las fiestas navideñas, empezamos a organizarnos en función de cuándo comemos con quién. Parece que cada día hay que comer o cenar con alguien distinto. Y como todos los anfitriones quieren quedar genial con sus comensales, parece que entramos en una guerra por ver quién hace más y mejor comida. Y en casa de nuestras abuelas o madres, más aún(no sea que te vayas a quedar con hambre).

Entre las comilonas a las que vamos y las que tenemos que preparar, no solo podemos acabar comiendo de más, sino también con estrés o ansiedad intentando que salga todo bien y a tiempo.

Pero que no cunda el pánico. Hay algunas cosas que podemos hacer para asegurarnos que llegamos a enero con el estómago entero y en su sitio.

1. La previsión es la clave

Si dejas las cosas para el último momento, te estresarás mucho más. Cuando seas el anfitrión de una comida o cena estas fiestas, intenta prever todo lo posible, anticípate y deja el máximo de cosas planificadas.

Planifica el menú en función de las personas que vayan a ir, ve a comprar los ingredientes que te vayan a hacer falta, busca recetas con tiempo, pregunta a tus comensales si alguno tiene alguna necesidad especial(intolerancia al gluten, por ejemplo), piensa en la decoración de la mesa, qué vajilla pondrás… Todas esas cosas las puedes hacer con la antelación que quieras, y te ayudarán a tenerlo todo más controlado y llegar al día D con más relax.

Si vas a hacer algún plato que no hayas cocinado nunca, haz alguna prueba antes para asegurarte de que no la lías con los nervios del directo, o que algo te sale mal.

Lista de cosas pendientes para Navidad

Haz una lista con todo lo que te vaya a hacer falta: ingredientes, utensilios, bebidas, platos… Así lo tendrás todo más por la mano,es un buen ejercicio para que se te vayan ocurriendo otras cosas, y solo tendrás que repasar la lista para asegurarte de que no te dejas nada.

2. Optimiza tiempo y procesos

Intenta no dedicarle a las cosas más tiempo del necesario.Si vas a hacer galletas para el café, y tienes algún robot de cocina, úsalo en lugar de amasar a mano. No batas claras a mano, usa las varillas eléctricas. No le quites las escamas al pescado en casa, pide que te lo hagan en el súper. Si la Thermomix te puede hacer una salsa mientras haces otra cosa, que lo haga.

Si hay alguna preparación que puedas dejar lista el día anterior, hazlo. Por ejemplo, hay postres como los coulants que se pueden hacer, congelar, y descongelar al momento de comerlos en el microondas. También puedes dejar preparada alguna salsa o cosas que puedan aguantar bien un día o dos en la nevera.

Con todo, déjate ayudar. Muchas veces asumimos más responsabilidad de la que deberíamos con las comidas familiares, y llega ese maravilloso punto en el que lo quieres controlar todo. Y no puedes. Puedes encargarte tú del primero y el segundo, tu pareja del postre, yo voy a comprar y tú pones la mesa, etc. No intentes abarcar más de lo necesario. Piensa que incluso tus comensales pueden ayudarte a preparar algo, y estarán encantados de ayudar y formar parte de la celebración desde el primer momento.

3. Contrólate durante las comilonas

“La mesa está llena de comida. Tengo que comer. Come. Come.Come.” ¡Por Dios, no! Que la mesa esté repleta de comida rica no quiere decir que te la tengas que comer toda. Come con control, disfrutando de lo que estás comiendo en ese momento en lugar de comer pensando en qué es lo siguiente que te vas a comer.

Atracones durante las comidas de Navidad

Intenta distraer tu mente de la comida. Habla con el resto de comensales, préstales atención, explica anécdotas… Te ayudará a no estar tan pendiente de la comida (y además mientras hablas no comes).

Bebe bastante agua durante la comida, te ayudará a formar el bulo alimenticio, mejorar la digestión y hacerte sentir el estómago más lleno sin haberlo llenado solo de comida. Además, es una buena manera de mantenerse hidratado.

El alcohol en estos días es inevitable, pero recuerda que el alcohol engorda (es puro azúcar) y que hay que controlar su ingesta. Además, no todo el mundo es fan de las bebidas alcohólicas, por lo que si eres ela nfitrión estará bien tener bebidas sin alcohol para todos los gustos (refrescos, zumos, etc).

4. Come bien los días no señalados

Vamos a ver, sabes que has quedado para comer o cenar el 24, el 25, el 26, el 28, el 31, el 6… Esto te da una ventaja a la hora de decidir qué comes el resto de días.

Si sabes que los días en los que comas con tu familia o amigos, vas a pecar, pórtate bien el resto de días. Intenta comer más fruta y verdura que habitualmente, ya que son alimentos que no suelen abundar en las comidas o cenas navideñas, y que te hacen falta.

Comer sano en Navidad

Evita comer muchos hidratos de carbono, pan, harinas refinadas y similares. Come pescado o carne blanca a la plancha y limita la ingesta de grasas saturadas. Cuídate, que ya habrá tiempo para eso.

5. Disfruta

Sobre todo, disfruta. Las fiestas están para pasárselo bien,y no todo tiene por qué ser perfecto. Relájate, respira y pásatelo bien. Ríe,diviértete con los tuyos y disfruta del momento. Porque al final, las Navidades no se tratan de comer sin parar, correr arriba y abajo y luchar contra el estrés, sino de disfrutar en familia o con nuestros amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.