5 cosas que deberías hacer por tu piel cada día

Mejor robot aspirador 2019
El mejor robot aspirador de 2019 según tu bolsillo
enero 9, 2019
Libros de cocina para niños - Disney
Cocina para niños con Disney
enero 10, 2019

Todas queremos tener una piel perfecta. Esa que vemos en rostros finos y que parecen delicados, suaves y lisos. Pero, ¿hacemos lo correcto para tenerla?

Hoy veremos 5 sencillas cosas que podemos hacer a diario para cuidar al máximo de nuestra piel para tener mejor cara y una piel más sana.

1. Darte una ducha fría

A priori puede parecer algo incómodo y que no apetece mucho, pero ducharnos con agua fría tiene numerosos beneficios para nuestra piel. De hecho, hablando de temperaturas, el frío siempre es más aconsejable que el calor para nuestra piel (no hay más que ver los rostros finos y suaves que lucen las mujeres nórdicas).

El agua fría actúa como estimulante de nuestro organismo, con lo que ducharnos con agua fría por las mañanas nos ayudará a despertarnos, activar la circulación, y además quemar alguna caloría extra. También ayuda a tonificar la piel y los músculos, por lo que nos ayudará a tener mejor cara por las mañanas, y también puede ser muy buena justo después de practicar ejercicio.

Ducha con agua fria - Una de hogar-opt

El agua caliente, en cambio, hace que nos deshidratemos más rápido y puede eliminar parte de la capa protectora que tiene nuestra piel (formada básicamente por grasa natural), favoreciendo así la aparición de problemas como irritaciones o rojeces.

Si no tenemos el valor suficiente como para ducharnos con agua fría por las mañanas, también podemos ducharnos con agua templada y acabar con agua fría. Y cuando nos lavemos solo la cara, también usaremos agua fría.

2. Limpiar la piel en profundidad

Algo primordial en el cuidado de la piel es una buena limpieza. Y no se trata únicamente de lavarnos la cara por la mañana para quitarnos las legañas, sino de limpiar en profundidad.

Con una buena limpieza conseguiremos deshacernos de impurezas, abrir los poros, y eliminar piel muerta que podamos tener. Lo ideal es utilizar un jabón específico para la cara y otro para el cuerpo. Algunos jabones o limpiadores sin jabón incluyen pequeñas partículas que además sirven para exfoliar nuestra piel.

Limpieza facial - Una de hogar-opt

Después de limpiar bien nuestra piel, tanto de la cara como del cuerpo, no deberemos nunca frotarnos con la toalla, ya que puede resultar perjudicial y acabaría siendo contraproducente al producir rojeces, irritaciones o incluso pequeñas escamaciones. Para secarnos, lo mejor es ejercer una pequeña presión con la toalla sobre nuestra piel, con delicadeza y cariño, y utilizando toallas lo más suaves posibles.

Por último, no debemos olvidar la limpieza facial por la noche, antes de irnos a dormir, donde deberemos desmaquillarnos por completo con toallitas o leches desmaquillantes, que además ayudan a hidratar nuestra piel.

3. Masaje facial activador

Si nos levantamos con la piel fatal, ojeras y sensación de no haber descansado, podemos hacernos un masaje facial activador que nos ayudará a tener buena cara. Con él, conseguiremos aportar luminosidad a nuestra piel a la vez que la calmamos y suavizamos las líneas de expresión.

Se trata de un masaje rápido y sencillo que podemos hacer tranquilamente en casa, en tan solo 30 segundos. No hace falta tener un máster en estética ni mil cacharros y cremas, no. De hecho, es mejor hacerlo con la piel seca o aplicando tan solo un poco de tónico, ya que los resultados son más intensos.

¿Cómo hacer este masaje facial activador?

Masaje facial - Una de hogar-opt
  • Empezamos utilizando los nudillos bajo los pómulos, con un par de dedos y las manos cerradas, masajeando en círculos y subiendo lentamente
  • Avanzamos por los laterales de la nariz hacia la frente, pasamos por la parte superior de las cejas y bajamos por el contorno del rostro
  • Después, masajeamos con la yema de los dedos y con suavidad el contorno de ojos, desde el puente de la nariz hacia fuera
  • Si nos hemos puesto tónico, lo secaremos con ligeros toques con una toalla

Lo ideal es hacerlo un par de veces al día, una por la mañana antes de maquillarnos, y otra por la noche antes de ir a dormir, entre 30 y 60 segundos.

4. Mantener la piel hidratada

Para tener una piel joven y suave al tacto, necesitamos mantenerla siempre bien hidratada y dedicarle un mínimo de tiempo a su cuidado todos los días.

La falta de hidratación favorece las zonas resecas, que nos pelemos, nos aparezcan escamitas o incluso arrugas y manchas prematuras.

La manera más sencilla de mantener la piel hidratada es bebiendo una buena cantidad de agua al día. Para calcular la cantidad de agua que necesitamos, simplemente hay que calcular 1ml por cada caloría quemada, y añadir 300ml más. Por ejemplo, si quemo 1.800 calorías diarias, debería beber 2.100ml = 2,1L de agua al día.

Además, podemos utilizar cremas hidratantes que nos darán un extra de hidratación y suavidad al instante. Lo suyo es utilizarlas por la mañana y por la noche, en dosis pequeñas y con un ligero masaje hecho con las yemas de los dedos, justo después de limpiar (y exfoliar si lo hacéis) la piel.

Tamién podemos hacer algunas cremas caseras para hidratar la piel, como por ejemplo:

  • Con aloe vera
  • Con miel y yogur
  • Con leche de coco
  • Con leche y pepino
  • Con zumo de zanahoria

Recuerda que la hidratación no es solo para la cara, hablamos de la piel de todo el cuerpo, por lo que si quieres hidratar zonas como las manos o los pies, te vendrán muy bien cremas específicas para ello.

Llevar una dieta rica en colágeno y antioxidantes

La base de nuestra salud, está en una dieta saludable. Hay que comer de todo, intentando desayunar bien e incluir alimentos ricos en colágeno y antioxidantes que nos ayuden a tener una piel más nutrida y sana.

El colágeno nos ayudará a ganar elasticidad en la piel, teniéndola así más tersa y rellenando posibles arruguitas, mientras que los antioxidantes la rejuvenecerán ya que son actores que frenan el envejecimiento de las células del cuerpo.

Frutos secos - Una de hogar-opt

Los frutos secos como las almendras, las nueces y los cacahuetes son ricos en Omega 3, 6 y 9, que son unos ácidos grasos que favorecen la generación de colágeno en nuestro organismo.

Otros alimentos ricos en colágeno:

  • Frutas y verduras
  • Cebolla y ajo
  • Huevos
  • Carne roja
  • Pescado
  • Frutos rojos
  • Lácteos

El es una bebida que, sobre todo en las variedades verdes y rojas, nos proporcionará catequinas, que son antioxidantes, y nos ayudará a prevenir el deterioro del colágeno que ya hayamos ingerido.

Otros alimentos ricos en antioxidantes:

  • Naranjas
  • Zanahorias
  • Calabaza
  • Tomates
  • Brócoli
  • Alcachofas

Recuerda que lo más importante para tener un buen cuidado de la piel de todo el cuerpo es la constancia, debes cuidar de ella todos los días. ¡Te lo agradecerá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.